☆ TALENTO EMERGENTE EN CASA ARTE 2013
diciembre 12, 2013

Hoy arranca la 2ª edición de Casa Arte, la feria de arte contemporáneo dirigida tanto a los coleccionistas expertos como a los no iniciados. Con más de 38 galerías, la muestra recoge la obra de 150 artistas, que van desde pintores consagrados, como Luis Gordillo o Guillermo Pérez Villata, hasta los talentos emergentes premiados por la convocatoria de Absolut Collection. Hoy nos fijamos, precisamente, en estos 4 jóvenes artistas: Carla Andrade, Simón Arrebola, Alberto Cea y Mirimari Väyrynen.

 

carla-andrade-biocentrismo-del-sueño

 

Carla Andrade

A pesar de su juventud, la fotógrafa gallega tiene a sus espaldas una amplia trayectoria expositiva, y -estamos convencidos- un sólido porvenir frente a ella. Sus paisajes brumosos, sus composiciones oníricas y las maravillosas reflexiones escritas que acompañan las obras en su web muestran un universo atemporal, en el que el bing-bang o el misticismo son sólo algunos de sus elementos.

 

simon-arrebola-scene-of-the-incident

 

Simón Arrebola

Nos gusta también la pintura de Simón Arrebola, cuyos trazos coloristas y enérgicos nos recuerdan a nuestro querido Ceesepe. Individuos perdidos en la naturaleza, el mar, o incluso en parques recreativos; situaciones llenas de vitalidad en las que los personajes parecen luchar por encontrar su lugar en un hermoso caos, se alternan con retratos casi evanescentes, que actúan como primeros planos de esa búsqueda…

 

alberto-cea-estructuras

 

Alberto Cea

Alberto Cea juega a descomponer las formas, los colores, las líneas, para entregarnos unas deliciosas piezas de abstracción geométrica en las que resulta fácil perderse. “Rutas“, “laberintos“, “senderos“, son algunas de las palabras que dan nombre a sus series y reflejan, sin duda, cómo  el camino de la experimentación es el elegido por el artista madrileño.

 

Mirimari-Väyrynen-paisaje

 

Mirimari Väyrynen

Los paisajes de Mirimari Väyrynen se salen del marco, al acompañar sus obras en blanco y negro, de auténticos troncos de árboles, tierra o siluetas. La naturaleza invade así el espacio en el que se expone, recreando algo que dista de resultar naturalista, para convertirse más bien en una escenografía simbólica de aire oriental.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario